Nuevas recetas

Las 12 alas más salvajes de Estados Unidos (presentación de diapositivas)

Las 12 alas más salvajes de Estados Unidos (presentación de diapositivas)


¿Quién dijo que las alitas debían servirse al estilo búfalo?

12) Dick's, Jacksonville, Florida: Margarita Ranch

Si te encuentras en Jacksonville con ganas de alas, ve a Dick's, stat. La mini cadena ofrece 30 variedades de alitas, que incluyen Flying Fajita, Jamaican Jerk, Parmesan Peppercorn y Ragin Cajun, pero el más salvaje de todos podría ser el Margarita Ranch, que mezcla las alas con una salsa picante de lima jalapeño casera, ranch. aderezo, condimento cajún y pimienta de lima. Son picantes, picantes, dulces y, oye, ¿qué sabes? Te dejarán de humor para una margarita.

11) Mott Street, Chicago: Everything Wings

Yelp / Michael U

Esta saltando nuevo restaurante de un ex chef en el aclamado Ruxbin de Chicago está pateando alas del parque con su menú inspirado en el mercado nocturno asiático. Sus 'Everything Wings' son bellezas fritas doble, glaseadas con soja y chiles secos antes de ser mezcladas con semillas de sésamo, amapola y chalotes fritos. Golpea notas que aquellos a los que les gusta todo lo que conocen los bagels estarán familiarizados, al mismo tiempo que lo suben varios niveles de delicia.

10) Hill Country Barbecue, Nueva York, N.Y .: Alas ahumadas

Ofrecidas solo como especial los miércoles por la noche, vale la pena buscar estas alas, por una razón: el humo. Al igual que un ala perfectamente frita, un ala perfectamente ahumada puede dejarte gimiendo de alegría. Las alas se frotan con Hill Country's mezcla de especias característica, luego ahumado a fuego lento y lento hasta que la carne se desprenda del hueso. Confíe en nuestra palabra: estas son alas que probablemente no olvidará pronto.

9) Chick-a-Biddy, Atlanta, Georgia: chile tailandés y maní

Hay algo en tomar sabores tradicionales tailandeses e infundirlos en alitas de pollo que simplemente obras, y en el siempre creativo Chick-a-Biddy en Atlanta, lo han conseguido. Sus alas tailandesas de chile y maní son dulces, picantes y saladas, y tienen todas las notas adecuadas. También puede disfrutar de otras dos opciones súper creativas y deliciosas, Tabasco verde picante y Piri-Piri a la parrilla de leña. De cualquier manera, quedará impresionado.

8) St. Louis Wing Company, St. Louis, Missouri: curry de coco

El curry de coco generalmente se sirve en un tazón grande y reconfortante, pero al St. Louis Wing Company El chef Bobby Tessler ha tomado la popular comida reconfortante y la ha presentado al ala noble. Comienza con leche de coco y agrega una mezcla secreta de especias de Oriente Medio y Asia, y el ala resultante es dulce, picante y perfecta. Puede que te hagan querer un plato de curry real, pero lo más probable es que te den ganas de pedir otra docena.

7) Eagles ’Nest Rockin’ Country Bar, Chesapeake, VA: Peanut Butter and Jelly

Los fanáticos de las alas salvajes se entristecieron cuando el Crazy Wing Cantina en Chesapeake cerró recientemente, pero afortunadamente sus famosas alas, en todos sus locos estilos, se acaban de mudar a un bar cercano llamado Nido de Aguila. ¿La ofrenda más salvaje de todas? Mantequilla de maní y alitas de gelatina, que son exactamente lo que parecen: se mezclan mantequilla de maní y mermelada de uva, se agregan alitas crujientes y fritas, y eso es todo. Sorprendentemente, la combinación funciona: la mantequilla de maní cremosa se derrite y se combina con la gelatina dulce, y es una delicia crujiente y pegajosa que te hará considerar agregar dedos de pollo a tu próximo sándwich de mantequilla de maní y mermelada.

6) SmokeEaters, San José, California: Hellfire Wingers

Podríamos hacer una presentación de diapositivas completa solo con alas súper picantes, pero las de Comedores de humo realmente se destacan del resto. Estas alitas se marinan en salsa picante, se fríen y luego se cubren con casi todas las sustancias picantes conocidas por el hombre, incluido un concentrado conocido como "sangre del diablo". Son tan increíblemente picantes que incluso una inhalación rápida le provocará un ataque de tos. Sería difícil pasar por uno solo (trate de evitar que la salsa le manche la cara), pero si puede atravesar una docena, obtendrá su foto en la pared. Necesitas tener un seriamente alta tolerancia al calor para atravesarlos; incluso El hombre contra la comida ¡Adam Richman apenas los ahogó!

5) Talde, Brooklyn, Nueva York: alitas de pollo Kung Pao

En su epónimo Restaurante Brooklyn, el chef Dale Talde está elaborando algunas mezclas escandalosamente deliciosas de la clásica americana con su ancestral cocina asiática. Uno de los aspectos más destacados del menú son sus ahora famosas alitas de pollo kung pao, que prepara arrojando las alitas en una masa de harina de arroz, friéndolas, mezclándolas con una salsa dulce y picante inspirada en Kung Pao y cubriéndolas. con maní cortado en cubitos, cilantro y cebolletas, y sirviéndolos junto con una salsa ranch de suero de leche.

4) Destilado, Nueva York, N.Y .: Alas destiladas

En esto Punto de acceso TriBeCa, Nick Iovacchini y el alumno de Momofuku, Shane Lyons, están friendo algunas de las mejores y más salvajes alitas que encontrarás en Nueva York. Se dragan en una mezcla de cerveza y varios tipos de alcohol y almidones, se fríen, se congelan, se fríen nuevamente y luego se lacan en una salsa espesa, dulce y salada inspirada en Gochujang, una salsa de chile rojo coreano. Ni siquiera necesitará la salsa de queso azul para acompañar, que está hecha con azul Point Reyes y también resulta escandalosamente deliciosa.

3) Calypso Wings, Atlanta, Georgia: Pa'Zing

A Pa'Zing puede parecer la oferta por tiempo limitado más reciente de Pizza Hut, pero dudamos que la cadena alguna vez se aventure en este territorio: el servicio de catering de Atlanta Alas de Calipso lanzó estos el verano pasado, y al instante ganaron Internet: las alitas se empanan y se fríen, luego se cubren con salsa marinara, mozzarella derretida, pepperoni y tomates cherry en rodajas. ¿Por qué no pensamos en esto antes?

2) NOLA, Nueva Orleans, Luisiana: alitas de pollo rellenas de Miss Hay

Un cocinero vietnamita preparó estas alitas para Emeril Lagasse en 2000, y las disfrutó tanto que las agregó al menú de su restaurante. NOLA y no se los ha quitado desde entonces. Primero, se rellenan con carne de cerdo molida, camarones picados, cilantro, apio, champiñones, cebollas y salsa de pescado. Luego se hornean, se fríen en aceite de maní y se sirven con salsa hoisin casera y jalapeños.

1) Pok Pok, Brooklyn, Nueva York y Portland, Oregón: alitas de salsa de pescado vietnamita de Ike

Estas cosas son tan buenas que el chef / propietario de Pok Pok, Andy Ricker, abrió un (ahora cerrado) restaurante en Nueva York que sirvió solamente ellos. Hoy están disponibles en las ubicaciones de Pok Pok en Brooklyn y Portland así como el bar Ricker's Brooklyn Salón Whisky Soda, y son uno de los elementos más populares del menú. Estas alitas, adictivas e inspiradas por las que se comen en una choza al borde de la carretera en Vietnam, comenzaron todo y ayudaron a que Ricker y su restaurante tuvieran fama nacional. Para hacerlos, Ricker marina las alitas en una mezcla de salsa de pescado y ajo, las fríe dos veces y luego las cubre con más ajo y salsa de pescado. Tienen todas las notas dulces, picantes, saladas y picantes adecuadas, y antes de que te des cuenta, habrás pedido una segunda ronda.


Easy Brine y alitas de pollo frito n. ° 038

No soy el tipo de persona que considera que un proyecto de cocina es demasiado grande para probarlo en casa. Pregúntale a Brooke. Pero si le preguntas a alguno de mis buenos amigos de la universidad, con mucho gusto te contarán sobre el Super Bowl 39, celebrado en mi apartamento en Birmingham. Para resumir, hice alitas de pollo. Había fuego. Y estamos hablando de llamas reales disparadas desde el fondo de un eléctrico horno. Allí mayo También hubo una cantidad de bourbon involucrada en esa noche.

Avance rápido 15 años. Mi amor por el fútbol y por las alitas de pollo es tan fuerte como siempre. (La única persona que conozco que ama las alitas de pollo más que a mí es Brooke. No hace falta decir que Brooke & # 8217 no es muy buena con los fuegos de horno & # 8230) Pero en estos días, el domingo del Super Bowl significa una noche tranquila en casa mientras August duerme en el en la habitación de al lado y compartimos una botella de vino o preparo cócteles de bourbon. Por eso, las alas para llevar simplemente ganaron y # 8217 no lo hacen. Así que durante las últimas semanas me propuse idear una receta para las alitas de pollo que no solo sea a prueba de fuego, sino que también sea lo suficientemente simple como para poder entregar la receta a mi cuñada con confianza y saber que ella se convertirá en alas tan buenas como cualquier bar de deportes de la ciudad. Sloane, mira lo que piensas & # 8230

Brine-g it On
Nuestras alas comienzan con una salmuera durante la noche. Al remojar las alas en una mezcla de agua, sal, azúcar y salsa picante, adquieren toneladas de sabor y se mantienen súper jugosas durante todo el proceso de cocción. Saltear pollo no es nada nuevo, pero la verdadera genialidad llega cuando las alitas se cocinan en la salmuera. antes de fritura. Simplemente remoje las alitas de pollo durante 24-48 horas y luego déjelas hervir en la estufa. Lo mejor de todo son las alitas y se cocinan hasta dos días antes de freír, una cosa menos de qué preocuparse cuando llegue la fiesta.

Sin miedo a freír
La parte más difícil del ala de pollo es freírla correctamente: si el aceite está demasiado caliente, las alitas se quemarán antes de que estén bien cocidas (¡no hay mejor agua para la fiesta que el pollo medio crudo!) Si el aceite no está caliente. suficiente, saldrán grasientos y pálidos. E incluso si obtiene la temperatura correcta del aceite, ¿qué diablos va a hacer con todo ese aceite cuando haya terminado de cocinar?

Dado que nuestras alitas están en salmuera y completamente cocidas antes de freír, solo usará una pequeña cantidad de aceite caliente para quemarlas rápidamente. No se preocupe por los tiempos de cocción para asegurar que estén bien cocidos o intente idear una manera de mantenerlos calientes y crujientes mientras cocina lote tras lote durante 12 minutos por pieza. ¿Ver? Pondremos sus alitas de pollo en la mesa tan rápido que no se perderá ni siquiera su comercial favorito.

A algunos les gusta caliente
Una vez que las alitas de pollo estén doradas y crujientes (menos de 5 minutos), se darán un baño rápido en una salsa picante con mantequilla tradicional. Puedes hacer tu salsa tan picante como quieras. Nuestra receta pasaría por mediana en la mayoría de los menús, pero mezcle y pruebe usted mismo. Si quieres alitas con más fuerza, sigue agregando salsa picante hasta que tus papilas gustativas se enciendan.

Jamie & # 8217s Ultimate Chicken Wings

Salmuera
4 tazas de agua
1/4 taza de azucar
1/4 taza de sal kosher
1/4 taza de salsa de pimiento rojo picante o tabasco Frank & # 8217s

4 dientes de ajo
4 ramas de tomillo fresco o 1 cucharadita de tomillo seco
2 libras de alitas de pollo

Salsa
1/4 taza de salsa de pimiento rojo picante o tabasco Frank & # 8217s
2 onzas de mantequilla, cortada en trozos pequeños

Combine el agua, el azúcar y la sal en un tazón y bata hasta que se disuelva. Agrega la salsa picante, el ajo, el tomillo y las alitas de pollo. Cubra el recipiente y colóquelo en el refrigerador durante la noche, hasta 48 horas.

Transfiera las alitas de pollo y la salmuera a una olla mediana para salsa. Si las alas no están completamente cubiertas, agregue agua a la olla hasta que lo estén. Coloque la olla en la estufa a fuego alto y deje hervir. Cuando la olla hierva, apaga el fuego y deja que las alas se enfríen en el líquido durante 15 minutos. Retire las alitas del líquido y guárdelas en el refrigerador, tapadas, hasta que estén listas para servir.

Para servir, saca el pollo del refrigerador y déjalo a un lado a temperatura ambiente mientras preparas el aceite y la salsa. Coloque una sartén grande en la estufa y llénela con aceite de canola o vegetal hasta una profundidad de aproximadamente 3/4 de pulgada. Enciende el fuego a medio.

Vierta la Salsa de Pimiento Tabasco en una olla pequeña y colóquela a fuego alto. Agrega la mantequilla y bate hasta que se derrita y se incorpore por completo. Transfiera la mezcla a un tazón grande para mezclar o una segunda sartén grande y manténgala al lado de la estufa.

Coloque la harina en un bol para mezclar o en una fuente para horno y sazone bien con sal y pimienta. Enrolle las alitas de pollo en la harina para cubrirlas por completo. Para probar el aceite, espolvorea una pizca de harina en la sartén. Si el aceite chisporrotea inmediatamente, está listo para freír. Retire las alas de la harina una a una y elimine el exceso de harina. Coloque con cuidado el pollo en el aceite caliente; el aceite solo debe llegar hasta la mitad del costado del ala.

Deje que las alitas se cocinen hasta que estén doradas, 1-2 minutos, luego voltee con un par de pinzas y vuelva a dorar por el otro lado. Transfiera las alas doradas al tazón de salsa picante. Mantenga la sartén con aceite llena de alas, pero trate de que las alas no se toquen entre sí. Cada vez que retire un ala, reemplácela por otra hasta que las alas se hayan dorado.

Mezcle todas las alas en la capa del tazón con la salsa y sirva inmediatamente.

** Deje enfriar el aceite encima de la estufa. Cuando se enfríe, vierta el aceite en una botella con un tapón de rosca y deséchelo.


Easy Brine & # 038 Fried Chicken Wings

No soy el tipo de persona que considera que un proyecto de cocina es demasiado grande para probarlo en casa. Pregúntale a Brooke. Pero si le preguntas a alguno de mis buenos amigos de la universidad, con mucho gusto te contarán sobre el Super Bowl 39, celebrado en mi apartamento en Birmingham. Para resumir, hice alitas de pollo. Había fuego. Y estamos hablando de llamas reales disparadas desde el fondo de un eléctrico horno. Allí mayo También hubo una cantidad de bourbon involucrada en esa noche.

Avance rápido 15 años. Mi amor por el fútbol y las alitas de pollo es tan fuerte como siempre. (La única persona que conozco que ama las alitas de pollo más que a mí es Brooke. No hace falta decir que Brooke & # 8217 no es muy buena con los fuegos de horno & # 8230) Pero en estos días, el domingo del Super Bowl significa una noche tranquila en casa mientras August duerme en el en la habitación de al lado y compartimos una botella de vino o preparo cócteles de bourbon. Por eso, las alas para llevar simplemente ganaron y # 8217 no lo hacen. Así que durante las últimas semanas me propuse idear una receta para las alitas de pollo que no solo sea a prueba de fuego, sino que también sea lo suficientemente simple como para poder entregar la receta a mi cuñada con confianza y saber que ella & # 8217 se convertirá. alas tan buenas como cualquier bar de deportes de la ciudad. Sloane, mira lo que piensas & # 8230

Brine-g it On
Nuestras alas comienzan con una salmuera durante la noche. Al remojar las alas en una mezcla de agua, sal, azúcar y salsa picante, adquieren toneladas de sabor y se mantienen súper jugosas durante todo el proceso de cocción. Saltear pollo no es nada nuevo, pero la verdadera genialidad llega cuando las alitas se cocinan en la salmuera. antes de fritura. Simplemente remoje las alitas de pollo durante 24-48 horas y luego déjelas hervir en la estufa. Lo mejor de todo es que las alitas se cocinan hasta dos días antes de freír, una cosa menos de qué preocuparse cuando llegue la fiesta.

Sin miedo a freír
La parte más difícil del ala de pollo es freírla correctamente: si el aceite está demasiado caliente, las alitas se quemarán antes de que estén bien cocidas (¡no hay mejor agua para la fiesta que el pollo medio crudo!) Si el aceite no está caliente. suficiente, saldrán grasientos y pálidos. E incluso si obtiene la temperatura correcta del aceite, ¿qué diablos va a hacer con todo ese aceite cuando haya terminado de cocinar?

Dado que nuestras alitas están en salmuera y completamente cocidas antes de freír, solo usará una pequeña cantidad de aceite caliente para quemarlas rápidamente. No se preocupe por los tiempos de cocción para asegurar que estén bien cocidos o intente idear una manera de mantenerlos calientes y crujientes mientras cocina lote tras lote durante 12 minutos por pieza. ¿Ver? Vamos a poner sus alitas de pollo en la mesa tan rápido que no se perderá ni siquiera su comercial favorito.

A algunos les gusta caliente
Una vez que las alitas de pollo estén doradas y crujientes (menos de 5 minutos), se darán un baño rápido en una salsa picante con mantequilla tradicional. Puedes hacer tu salsa tan picante como quieras. Nuestra receta pasaría por mediana en la mayoría de los menús, pero mézclala y dale un gusto. Si quieres alitas con más fuerza, sigue agregando salsa picante hasta que tus papilas gustativas se enciendan.

Jamie & # 8217s Ultimate Chicken Wings

Salmuera
4 tazas de agua
1/4 taza de azucar
1/4 taza de sal kosher
1/4 taza de salsa de pimiento rojo picante o tabasco Frank & # 8217s

4 dientes de ajo
4 ramas de tomillo fresco o 1 cucharadita de tomillo seco
2 libras de alitas de pollo

Salsa
1/4 taza de salsa de pimiento rojo picante o tabasco Frank & # 8217s
2 onzas de mantequilla, cortada en trozos pequeños

Combine el agua, el azúcar y la sal en un tazón y bata hasta que se disuelva. Agrega la salsa picante, el ajo, el tomillo y las alitas de pollo. Cubra el recipiente y colóquelo en el refrigerador durante la noche, hasta 48 horas.

Transfiera las alitas de pollo y la salmuera a una olla mediana para salsa. Si las alas no están completamente cubiertas, agregue agua a la olla hasta que lo estén. Coloque la olla en la estufa a fuego alto y deje hervir. Cuando la olla hierva, apaga el fuego y deja que las alas se enfríen en el líquido durante 15 minutos. Retire las alitas del líquido y guárdelas en el refrigerador, tapadas, hasta que estén listas para servir.

Para servir, saca el pollo del refrigerador y déjalo a temperatura ambiente mientras preparas el aceite y la salsa. Coloque una sartén grande en la estufa y llénela con aceite de canola o vegetal hasta una profundidad de aproximadamente 3/4 de pulgada. Enciende el fuego a medio.

Vierta la Salsa de Pimiento Tabasco en una olla pequeña y colóquela a fuego alto. Agrega la mantequilla y bate hasta que se derrita y se incorpore por completo. Transfiera la mezcla a un tazón grande para mezclar o una segunda sartén grande y manténgala al lado de la estufa.

Coloque la harina en un bol para mezclar o en una fuente para horno y sazone bien con sal y pimienta. Enrolle las alitas de pollo en la harina para cubrirlas por completo. Para probar el aceite, espolvorea una pizca de harina en la sartén. Si el aceite chisporrotea inmediatamente, está listo para freír. Retire las alas de la harina una a una y elimine el exceso de harina. Coloque con cuidado el pollo en el aceite caliente; el aceite solo debe llegar hasta la mitad del costado del ala.

Deje que las alitas se cocinen hasta que estén doradas, 1-2 minutos, luego voltee con un par de pinzas y vuelva a dorar por el otro lado. Transfiera las alas doradas al tazón de salsa picante. Mantenga la sartén con aceite llena de alas, pero trate de que las alas no se toquen entre sí. Cada vez que retire un ala, reemplácela por otra hasta que las alas se hayan dorado.

Mezcle todas las alas en la capa del tazón con la salsa y sirva inmediatamente.

** Deje que el aceite se enfríe sobre la estufa. Cuando se enfríe, vierta el aceite en una botella con un tapón de rosca y deséchelo.


Easy Brine & # 038 Fried Chicken Wings

No soy el tipo de persona que considera que un proyecto de cocina es demasiado grande para probarlo en casa. Pregúntale a Brooke. Pero si le preguntas a alguno de mis buenos amigos de la universidad, con mucho gusto te contarán sobre el Super Bowl 39, celebrado en mi apartamento en Birmingham. Para resumir, hice alitas de pollo. Había fuego. Y estamos hablando de llamas reales disparadas desde el fondo de un eléctrico horno. Allí mayo También hubo una cantidad de bourbon involucrada en esa noche.

Avance rápido 15 años. Mi amor por el fútbol y las alitas de pollo es tan fuerte como siempre. (La única persona que conozco que ama las alitas de pollo más que a mí es Brooke. No hace falta decir que Brooke & # 8217 no es muy buena con los fuegos de horno & # 8230) Pero en estos días, el domingo del Super Bowl significa una noche tranquila en casa mientras August duerme en el en la habitación de al lado y compartimos una botella de vino o preparo cócteles de bourbon. Por eso, las alas para llevar simplemente ganaron y # 8217 no lo hacen. Así que durante las últimas semanas me propuse idear una receta para las alitas de pollo que no solo sea a prueba de fuego, sino que también sea lo suficientemente simple como para poder entregar la receta a mi cuñada con confianza y saber que ella se convertirá en alas tan buenas como cualquier bar de deportes de la ciudad. Sloane, mira lo que piensas & # 8230

Brine-g it On
Nuestras alas comienzan con una salmuera durante la noche. Al remojar las alas en una mezcla de agua, sal, azúcar y salsa picante, adquieren toneladas de sabor y se mantienen súper jugosas durante todo el proceso de cocción. Saltear pollo no es nada nuevo, pero la verdadera genialidad llega cuando las alitas se cocinan en la salmuera. antes de fritura. Simplemente remoje las alitas de pollo durante 24-48 horas y luego déjelas hervir en la estufa. Lo mejor de todo es que las alitas se cocinan hasta dos días antes de freír, una cosa menos de qué preocuparse cuando llegue la fiesta.

Sin miedo a freír
La parte más difícil del ala de pollo es freírla correctamente: si el aceite está demasiado caliente, las alitas se quemarán antes de que estén bien cocidas (¡no hay mejor agua para la fiesta que el pollo medio crudo!) Si el aceite no está caliente. suficiente, saldrán grasientos y pálidos. E incluso si obtiene la temperatura correcta del aceite, ¿qué diablos va a hacer con todo ese aceite cuando haya terminado de cocinar?

Dado que nuestras alitas están en salmuera y completamente cocidas antes de freír, solo usará una pequeña cantidad de aceite caliente para quemarlas rápidamente. No se preocupe por los tiempos de cocción para asegurar que estén bien cocidos o intente idear una manera de mantenerlos calientes y crujientes mientras cocina lote tras lote durante 12 minutos por pieza. ¿Ver? Pondremos sus alitas de pollo en la mesa tan rápido que no se perderá ni siquiera su comercial favorito.

A algunos les gusta caliente
Una vez que las alitas de pollo estén doradas y crujientes (menos de 5 minutos), se darán un baño rápido en una salsa picante con mantequilla tradicional. Puedes hacer tu salsa tan picante como quieras. Nuestra receta pasaría por mediana en la mayoría de los menús, pero mézclala y dale un gusto. Si quieres alitas con más fuerza, sigue agregando salsa picante hasta que tus papilas gustativas se enciendan.

Jamie & # 8217s Ultimate Chicken Wings

Salmuera
4 tazas de agua
1/4 taza de azucar
1/4 taza de sal kosher
1/4 taza de salsa de pimiento rojo picante o tabasco Frank & # 8217s

4 dientes de ajo
4 ramas de tomillo fresco o 1 cucharadita de tomillo seco
2 libras de alitas de pollo

Salsa
1/4 taza de salsa de pimiento rojo picante o tabasco Frank & # 8217s
2 onzas de mantequilla, cortada en trozos pequeños

Combine el agua, el azúcar y la sal en un tazón y bata hasta que se disuelva. Agrega la salsa picante, el ajo, el tomillo y las alitas de pollo. Cubra el recipiente y colóquelo en el refrigerador durante la noche, hasta 48 horas.

Transfiera las alitas de pollo y la salmuera a una olla mediana para salsa. Si las alas no están completamente cubiertas, agregue agua a la olla hasta que lo estén. Coloque la olla en la estufa a fuego alto y deje hervir. Cuando la olla hierva, apaga el fuego y deja que las alas se enfríen en el líquido durante 15 minutos. Retire las alitas del líquido y guárdelas en el refrigerador, tapadas, hasta que estén listas para servir.

Para servir, saca el pollo del refrigerador y déjalo a un lado a temperatura ambiente mientras preparas el aceite y la salsa. Coloque una sartén grande en la estufa y llénela con aceite de canola o vegetal hasta una profundidad de aproximadamente 3/4 de pulgada. Enciende el fuego a medio.

Vierta la Salsa de Pimiento Tabasco en una olla pequeña y colóquela a fuego alto. Agrega la mantequilla y bate hasta que se derrita y se incorpore por completo. Transfiera la mezcla a un tazón grande para mezclar o una segunda sartén grande y manténgala al lado de la estufa.

Coloque la harina en un bol para mezclar o en una fuente para horno y sazone bien con sal y pimienta. Enrolle las alitas de pollo en la harina para cubrirlas por completo. Para probar el aceite, espolvorea una pizca de harina en la sartén. Si el aceite chisporrotea inmediatamente, está listo para freír. Retire las alas de la harina una a una y elimine el exceso de harina. Coloque con cuidado el pollo en el aceite caliente; el aceite solo debe llegar hasta la mitad del costado del ala.

Deje que las alitas se cocinen hasta que estén doradas, 1-2 minutos, luego voltee con un par de pinzas y vuelva a dorar por el otro lado. Transfiera las alas doradas al tazón de salsa picante. Mantenga la olla de aceite llena de alas, pero trate de que las alas no se toquen entre sí. Cada vez que retire un ala, reemplácela por otra hasta que las alas se hayan dorado.

Mezcle todas las alas en la capa del tazón con la salsa y sirva inmediatamente.

** Deje enfriar el aceite encima de la estufa. Cuando se enfríe, vierta el aceite en una botella con un tapón de rosca y deséchelo.


Easy Brine & # 038 Fried Chicken Wings

No soy el tipo de persona que considera que un proyecto de cocina es demasiado grande para probarlo en casa. Pregúntale a Brooke. Pero si le preguntas a alguno de mis buenos amigos de la universidad, con mucho gusto te contarán sobre el Super Bowl 39, celebrado en mi apartamento en Birmingham. Para resumir, hice alitas de pollo. Había fuego. Y estamos hablando de llamas reales disparadas desde el fondo de un eléctrico horno. Allí mayo También hubo una cantidad de bourbon involucrada en esa noche.

Avance rápido 15 años. Mi amor por el fútbol y las alitas de pollo es tan fuerte como siempre. (La única persona que conozco que ama las alitas de pollo más que a mí es Brooke. No hace falta decir que Brooke & # 8217 no es muy buena con los fuegos de horno & # 8230) Pero en estos días, el domingo del Super Bowl significa una noche tranquila en casa mientras August duerme en el en la habitación de al lado y compartimos una botella de vino o preparo cócteles de bourbon. Por eso, las alas para llevar simplemente ganaron y # 8217 no lo hacen. Así que durante las últimas semanas me propuse idear una receta para las alitas de pollo que no solo sea a prueba de fuego, sino que también sea lo suficientemente simple como para poder entregar la receta a mi cuñada con confianza y saber que ella se convertirá en alas tan buenas como cualquier bar de deportes de la ciudad. Sloane, mira lo que piensas & # 8230

Brine-g it On
Nuestras alas comienzan con una salmuera durante la noche. Al remojar las alas en una mezcla de agua, sal, azúcar y salsa picante, adquieren toneladas de sabor y se mantienen súper jugosas durante todo el proceso de cocción. Saltear pollo no es nada nuevo, pero la verdadera genialidad llega cuando las alitas se cocinan en la salmuera. antes de fritura. Simplemente remoje las alitas de pollo durante 24-48 horas y luego déjelas hervir en la estufa. Lo mejor de todo son las alitas y se cocinan hasta dos días antes de freír, una cosa menos de qué preocuparse cuando llegue la fiesta.

Sin miedo a freír
La parte más difícil del ala de pollo es freírla correctamente: si el aceite está demasiado caliente, las alitas se quemarán antes de que estén bien cocidas (¡no hay mejor agua para la fiesta que el pollo medio crudo!) Si el aceite no está caliente. suficiente, saldrán grasientos y pálidos. E incluso si obtiene la temperatura correcta del aceite, ¿qué diablos va a hacer con todo ese aceite cuando haya terminado de cocinar?

Dado que nuestras alitas están en salmuera y completamente cocidas antes de freír, solo usará una pequeña cantidad de aceite caliente para quemarlas rápidamente. No se preocupe por los tiempos de cocción para asegurar que estén bien cocidos o intente idear una manera de mantenerlos calientes y crujientes mientras cocina lote tras lote durante 12 minutos por pieza. ¿Ver? Pondremos sus alitas de pollo en la mesa tan rápido que no se perderá ni siquiera su comercial favorito.

A algunos les gusta caliente
Una vez que las alitas de pollo estén doradas y crujientes (menos de 5 minutos), se darán un baño rápido en una salsa picante con mantequilla tradicional. Puedes hacer tu salsa tan picante como quieras. Nuestra receta pasaría por mediana en la mayoría de los menús, pero mézclala y dale un gusto. Si quieres alitas con más fuerza, sigue agregando salsa picante hasta que tus papilas gustativas se enciendan.

Jamie & # 8217s Ultimate Chicken Wings

Salmuera
4 tazas de agua
1/4 taza de azucar
1/4 taza de sal kosher
1/4 taza de salsa de pimiento rojo picante o tabasco Frank & # 8217s

4 dientes de ajo
4 ramas de tomillo fresco o 1 cucharadita de tomillo seco
2 libras de alitas de pollo

Salsa
1/4 taza de salsa de pimiento rojo picante o tabasco Frank & # 8217s
2 onzas de mantequilla, cortada en trozos pequeños

Combine el agua, el azúcar y la sal en un tazón y bata hasta que se disuelva. Agrega la salsa picante, el ajo, el tomillo y las alitas de pollo. Cubra el recipiente y colóquelo en el refrigerador durante la noche, hasta 48 horas.

Transfiera las alitas de pollo y la salmuera a una olla mediana para salsa. Si las alas no están completamente cubiertas, agregue agua a la olla hasta que lo estén. Coloque la olla en la estufa a fuego alto y deje hervir. Cuando la olla hierva, apaga el fuego y deja que las alas se enfríen en el líquido durante 15 minutos. Retire las alitas del líquido y guárdelas en el refrigerador, tapadas, hasta que estén listas para servir.

Para servir, saca el pollo del refrigerador y déjalo a temperatura ambiente mientras preparas el aceite y la salsa. Coloque una sartén grande en la estufa y llénela con aceite de canola o vegetal hasta una profundidad de aproximadamente 3/4 de pulgada. Enciende el fuego a medio.

Vierta la Salsa de Pimiento Tabasco en una olla pequeña y colóquela a fuego alto. Agrega la mantequilla y bate hasta que se derrita y se incorpore por completo. Transfiera la mezcla a un tazón grande para mezclar o una segunda sartén grande y manténgala al lado de la estufa.

Coloque la harina en un tazón o molde para hornear y sazone bien con sal y pimienta. Enrolle las alitas de pollo en la harina para cubrirlas por completo. Para probar el aceite, espolvorea una pizca de harina en la sartén. Si el aceite chisporrotea inmediatamente, está listo para freír. Retire las alas de la harina una a una y elimine el exceso de harina. Coloque con cuidado el pollo en el aceite caliente; el aceite solo debe llegar hasta la mitad del costado del ala.

Deje que las alitas se cocinen hasta que estén doradas, 1-2 minutos, luego voltee con un par de pinzas y vuelva a dorar por el otro lado. Transfiera las alas doradas al tazón de salsa picante. Mantenga la sartén con aceite llena de alas, pero trate de que las alas no se toquen entre sí. Cada vez que retire un ala, reemplácela por otra hasta que las alas se hayan dorado.

Mezcle todas las alas en la capa del tazón con la salsa y sirva inmediatamente.

** Deje que el aceite se enfríe sobre la estufa. Cuando se enfríe, vierta el aceite en una botella con un tapón de rosca y deséchelo.


Easy Brine y alitas de pollo frito n. ° 038

No soy el tipo de persona que considera que un proyecto de cocina es demasiado grande para probarlo en casa. Pregúntale a Brooke. Pero si le preguntas a alguno de mis buenos amigos de la universidad, con mucho gusto te contarán sobre el Super Bowl 39, celebrado en mi apartamento en Birmingham. Para resumir, hice alitas de pollo. Había fuego. Y estamos hablando de llamas reales disparadas desde el fondo de un eléctrico horno. Allí mayo También hubo una cantidad de bourbon involucrada en esa noche.

Avance rápido 15 años. Mi amor por el fútbol y las alitas de pollo es tan fuerte como siempre. (La única persona que conozco que ama las alitas de pollo más que a mí es Brooke. No hace falta decir que Brooke & # 8217 no es muy buena con los fuegos de horno & # 8230) Pero en estos días, el domingo del Super Bowl significa una noche tranquila en casa mientras August duerme en el en la habitación de al lado y compartimos una botella de vino o preparo cócteles de bourbon. Por eso, las alas para llevar simplemente ganaron y # 8217 no lo hacen. Así que durante las últimas semanas me propuse idear una receta para las alitas de pollo que no solo sea a prueba de fuego, sino que también sea lo suficientemente simple como para poder entregar la receta a mi cuñada con confianza y saber que ella se convertirá en alas tan buenas como cualquier bar de deportes de la ciudad. Sloane, mira lo que piensas & # 8230

Brine-g it On
Nuestras alas comienzan con una salmuera durante la noche. Al remojar las alas en una mezcla de agua, sal, azúcar y salsa picante, adquieren toneladas de sabor y se mantienen súper jugosas durante todo el proceso de cocción. Saltear pollo no es nada nuevo, pero la verdadera genialidad llega cuando las alitas se cocinan en la salmuera. antes de fritura. Simplemente remoje las alitas de pollo durante 24-48 horas y luego déjelas hervir en la estufa. Lo mejor de todo es que las alitas se cocinan hasta dos días antes de freír, una cosa menos de qué preocuparse cuando llegue la fiesta.

Sin miedo a freír
La parte más difícil de las alitas de pollo es freírlas correctamente: si el aceite está demasiado caliente, las alitas se quemarán antes de que estén bien cocidas (¡no hay mayor aguafiestas que el pollo medio crudo!) Si el aceite no está caliente. suficiente, saldrán grasientos y pálidos. E incluso si obtiene la temperatura correcta del aceite, ¿qué diablos va a hacer con todo ese aceite cuando haya terminado de cocinar?

Dado que nuestras alitas están en salmuera y completamente cocidas antes de freír, solo usará una pequeña cantidad de aceite caliente para quemarlas rápidamente. No se preocupe por los tiempos de cocción para asegurar que estén bien cocidos o intente idear una manera de mantenerlos calientes y crujientes mientras cocina lote tras lote durante 12 minutos por pieza. ¿Ver? Pondremos sus alitas de pollo en la mesa tan rápido que no se perderá ni siquiera su comercial favorito.

A algunos les gusta caliente
Una vez que las alitas de pollo estén doradas y crujientes (menos de 5 minutos), se darán un baño rápido en una salsa picante con mantequilla tradicional. Puedes hacer tu salsa tan picante como quieras. Nuestra receta pasaría por mediana en la mayoría de los menús, pero mezcle y pruebe usted mismo. Si quieres alitas con más fuerza, sigue agregando salsa picante hasta que tus papilas gustativas se enciendan.

Jamie & # 8217s Ultimate Chicken Wings

Salmuera
4 tazas de agua
1/4 taza de azucar
1/4 taza de sal kosher
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce

4 dientes de ajo
4 branches fresh thyme or 1 teaspoon dry thyme
2 lbs chicken wings

Salsa
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce
2 ounces butter, cut in to smal pieces

Combine the water, sugar and salt in bowl and whisk until disolved. Add the hot sauce, garlic, thyme and chicken wings. Cover the bowl and place in the refrigerator overnight, up to 48 hours.

Transfer the chicken wings and brine to a medium sauce pot. If the wings are not completely covered, add water to the pot until they are. Place the pot on the stove over high heat and bring to a boil. When the pot reaches a boil, turn off the heat and allow the wings to cool in the liquid for 15 minutes. Remove the wings from the liquid and store in the refrigerator, covered, until ready to serve.

To serve, remove the chicken from the refrigerator and set aside at room temperature while you prepare the oil and sauce. Place a large saute pan on the stove and full with canola or vegetable oil to a depth of approximately 3/4 inch. Turn the heat to medium.

Pour the Tabasco Pepper Sauce into a small sauce pot and place over high heat. Add the butter and whisk until melted and fully incorporated. Transfer the mixture to a large mixing bowl or a second large saute pan and hold next to the stove.

Place the flour in a mixing bowl or baking pan and season well with salt and pepper. Roll the chicken wings in the flour to coat completely. To test the oil sprinkle a pinch of flour into the pan. If the oil sizzles immediately it is ready to fry. Remove the wings from the flour one-by-one and pat off any of the excess flour. Carefully place the chicken in the hot oil- the oil should only come half way up the side of the wing.

Let the wings cook until golden brown, 1-2 mintues, then turn with a pair of tongs and brown again on the second side. Transfer the browned wings to the bowl of hot sauce. Keep the pan of oil full of wings but try not to let the wings touch one another. Every time you remove one wing, replace it with another until the wings have been browned.

Toss all of the wings in the bowl coat with the sauce and serve immediately.

**Leave the oil to cool on top of the stove. When cooled, pour the oil into a bottle with a screw on lid and discard.


Easy Brine & Fried Chicken Wings

I’m not the type of person to deem any cooking project too big to try at home– just ask Brooke. But if you ask any of my good friends from college, they’ll happily tell you about Super Bowl 39, hosted in my apartment in Birmingham. Long story short- I made chicken wings. There was a fire. And we’re talking real flames shooting out of the bottom of an eléctrico oven. Allí mayo have been some quantity of bourbon involved in that evening as well.

Fast forward 15 years. My love for football, and for chicken wings, is as strong as ever. (The only person I know that loves chicken wings more than I do, is Brooke. Needless to say Brooke’s not big on oven fires…) But these days, Super Bowl Sunday means a quiet evening at home while August sleeps in the next room and we share a bottle of wine or I whip up bourbon cocktails. For that, take-out wings just won’t do. So over the past weeks I set out to devise a recipe for chicken wings that is not only fire-proof, but also simple enough that I could confidently hand the recipe off to my sister-in-law and know that she’ll be turning out wings as good as any sports bar in town. Sloane, see what you think…

Brine-g it On
Our wings start out with an overnight brine. By soaking the wings in a mixture of water, salt, sugar and hot sauce the pick up tons of flavor and stay super-juicy throughout the cooking process. Brining chicken is nothing new, but the real genius comes when the wings are cooked in the brine antes de frying. Simply soak the chicken wings for 24-48 hours then bring them to a boil on the stovetop. Best of all the wings and be cooked up to two days before frying- one less thing to worry about come party time.

No Fear in Frying
The hardest part of the chicken wing is getting it fried correctly- if your oil is too hot the wings will burn before they’re cooked through (there’s no greater party pooper than medium-rare chicken!) if the oil is not hot enough they’ll come out greasy and pale. And even if you get your oil temperature just right, what the heck are you going to do with all of that oil when you’re done cooking?

Since our wings are brined and fully cooked before frying, you’ll only use a small amount of hot oil to quickly crisp the wings. No stressing over cook times to insure proper doneness or trying to devise a way to keep them hot and crisp while you cook batch after batch for 12 minutes a piece. ¿Ver? We’ll get your chicken wings on the table so fast you won’t even miss your favorite commercial.

A algunos les gusta caliente
Once your chicken wings are golden brown and crispy (less than 5 minutes) they take a quick bath in a traditional buttery hot sauce. You can make you sauce as spicy as you like. Our recipe would pass for medium on most menus, but mix it up and give a taste for yourself. If you want wings with more kick, just keep adding hot sauce until your taste buds catch fire.

Jamie’s Ultimate Chicken Wings

Brine
4 cups water
1/4 taza de azucar
1/4 cup kosher salt
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce

4 dientes de ajo
4 branches fresh thyme or 1 teaspoon dry thyme
2 lbs chicken wings

Salsa
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce
2 ounces butter, cut in to smal pieces

Combine the water, sugar and salt in bowl and whisk until disolved. Add the hot sauce, garlic, thyme and chicken wings. Cover the bowl and place in the refrigerator overnight, up to 48 hours.

Transfer the chicken wings and brine to a medium sauce pot. If the wings are not completely covered, add water to the pot until they are. Place the pot on the stove over high heat and bring to a boil. When the pot reaches a boil, turn off the heat and allow the wings to cool in the liquid for 15 minutes. Remove the wings from the liquid and store in the refrigerator, covered, until ready to serve.

To serve, remove the chicken from the refrigerator and set aside at room temperature while you prepare the oil and sauce. Place a large saute pan on the stove and full with canola or vegetable oil to a depth of approximately 3/4 inch. Turn the heat to medium.

Pour the Tabasco Pepper Sauce into a small sauce pot and place over high heat. Add the butter and whisk until melted and fully incorporated. Transfer the mixture to a large mixing bowl or a second large saute pan and hold next to the stove.

Place the flour in a mixing bowl or baking pan and season well with salt and pepper. Roll the chicken wings in the flour to coat completely. To test the oil sprinkle a pinch of flour into the pan. If the oil sizzles immediately it is ready to fry. Remove the wings from the flour one-by-one and pat off any of the excess flour. Carefully place the chicken in the hot oil- the oil should only come half way up the side of the wing.

Let the wings cook until golden brown, 1-2 mintues, then turn with a pair of tongs and brown again on the second side. Transfer the browned wings to the bowl of hot sauce. Keep the pan of oil full of wings but try not to let the wings touch one another. Every time you remove one wing, replace it with another until the wings have been browned.

Toss all of the wings in the bowl coat with the sauce and serve immediately.

**Leave the oil to cool on top of the stove. When cooled, pour the oil into a bottle with a screw on lid and discard.


Easy Brine & Fried Chicken Wings

I’m not the type of person to deem any cooking project too big to try at home– just ask Brooke. But if you ask any of my good friends from college, they’ll happily tell you about Super Bowl 39, hosted in my apartment in Birmingham. Long story short- I made chicken wings. There was a fire. And we’re talking real flames shooting out of the bottom of an eléctrico oven. Allí mayo have been some quantity of bourbon involved in that evening as well.

Fast forward 15 years. My love for football, and for chicken wings, is as strong as ever. (The only person I know that loves chicken wings more than I do, is Brooke. Needless to say Brooke’s not big on oven fires…) But these days, Super Bowl Sunday means a quiet evening at home while August sleeps in the next room and we share a bottle of wine or I whip up bourbon cocktails. For that, take-out wings just won’t do. So over the past weeks I set out to devise a recipe for chicken wings that is not only fire-proof, but also simple enough that I could confidently hand the recipe off to my sister-in-law and know that she’ll be turning out wings as good as any sports bar in town. Sloane, see what you think…

Brine-g it On
Our wings start out with an overnight brine. By soaking the wings in a mixture of water, salt, sugar and hot sauce the pick up tons of flavor and stay super-juicy throughout the cooking process. Brining chicken is nothing new, but the real genius comes when the wings are cooked in the brine antes de frying. Simply soak the chicken wings for 24-48 hours then bring them to a boil on the stovetop. Best of all the wings and be cooked up to two days before frying- one less thing to worry about come party time.

No Fear in Frying
The hardest part of the chicken wing is getting it fried correctly- if your oil is too hot the wings will burn before they’re cooked through (there’s no greater party pooper than medium-rare chicken!) if the oil is not hot enough they’ll come out greasy and pale. And even if you get your oil temperature just right, what the heck are you going to do with all of that oil when you’re done cooking?

Since our wings are brined and fully cooked before frying, you’ll only use a small amount of hot oil to quickly crisp the wings. No stressing over cook times to insure proper doneness or trying to devise a way to keep them hot and crisp while you cook batch after batch for 12 minutes a piece. ¿Ver? We’ll get your chicken wings on the table so fast you won’t even miss your favorite commercial.

A algunos les gusta caliente
Once your chicken wings are golden brown and crispy (less than 5 minutes) they take a quick bath in a traditional buttery hot sauce. You can make you sauce as spicy as you like. Our recipe would pass for medium on most menus, but mix it up and give a taste for yourself. If you want wings with more kick, just keep adding hot sauce until your taste buds catch fire.

Jamie’s Ultimate Chicken Wings

Brine
4 cups water
1/4 taza de azucar
1/4 cup kosher salt
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce

4 dientes de ajo
4 branches fresh thyme or 1 teaspoon dry thyme
2 lbs chicken wings

Salsa
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce
2 ounces butter, cut in to smal pieces

Combine the water, sugar and salt in bowl and whisk until disolved. Add the hot sauce, garlic, thyme and chicken wings. Cover the bowl and place in the refrigerator overnight, up to 48 hours.

Transfer the chicken wings and brine to a medium sauce pot. If the wings are not completely covered, add water to the pot until they are. Place the pot on the stove over high heat and bring to a boil. When the pot reaches a boil, turn off the heat and allow the wings to cool in the liquid for 15 minutes. Remove the wings from the liquid and store in the refrigerator, covered, until ready to serve.

To serve, remove the chicken from the refrigerator and set aside at room temperature while you prepare the oil and sauce. Place a large saute pan on the stove and full with canola or vegetable oil to a depth of approximately 3/4 inch. Turn the heat to medium.

Pour the Tabasco Pepper Sauce into a small sauce pot and place over high heat. Add the butter and whisk until melted and fully incorporated. Transfer the mixture to a large mixing bowl or a second large saute pan and hold next to the stove.

Place the flour in a mixing bowl or baking pan and season well with salt and pepper. Roll the chicken wings in the flour to coat completely. To test the oil sprinkle a pinch of flour into the pan. If the oil sizzles immediately it is ready to fry. Remove the wings from the flour one-by-one and pat off any of the excess flour. Carefully place the chicken in the hot oil- the oil should only come half way up the side of the wing.

Let the wings cook until golden brown, 1-2 mintues, then turn with a pair of tongs and brown again on the second side. Transfer the browned wings to the bowl of hot sauce. Keep the pan of oil full of wings but try not to let the wings touch one another. Every time you remove one wing, replace it with another until the wings have been browned.

Toss all of the wings in the bowl coat with the sauce and serve immediately.

**Leave the oil to cool on top of the stove. When cooled, pour the oil into a bottle with a screw on lid and discard.


Easy Brine & Fried Chicken Wings

I’m not the type of person to deem any cooking project too big to try at home– just ask Brooke. But if you ask any of my good friends from college, they’ll happily tell you about Super Bowl 39, hosted in my apartment in Birmingham. Long story short- I made chicken wings. There was a fire. And we’re talking real flames shooting out of the bottom of an eléctrico oven. Allí mayo have been some quantity of bourbon involved in that evening as well.

Fast forward 15 years. My love for football, and for chicken wings, is as strong as ever. (The only person I know that loves chicken wings more than I do, is Brooke. Needless to say Brooke’s not big on oven fires…) But these days, Super Bowl Sunday means a quiet evening at home while August sleeps in the next room and we share a bottle of wine or I whip up bourbon cocktails. For that, take-out wings just won’t do. So over the past weeks I set out to devise a recipe for chicken wings that is not only fire-proof, but also simple enough that I could confidently hand the recipe off to my sister-in-law and know that she’ll be turning out wings as good as any sports bar in town. Sloane, see what you think…

Brine-g it On
Our wings start out with an overnight brine. By soaking the wings in a mixture of water, salt, sugar and hot sauce the pick up tons of flavor and stay super-juicy throughout the cooking process. Brining chicken is nothing new, but the real genius comes when the wings are cooked in the brine antes de frying. Simply soak the chicken wings for 24-48 hours then bring them to a boil on the stovetop. Best of all the wings and be cooked up to two days before frying- one less thing to worry about come party time.

No Fear in Frying
The hardest part of the chicken wing is getting it fried correctly- if your oil is too hot the wings will burn before they’re cooked through (there’s no greater party pooper than medium-rare chicken!) if the oil is not hot enough they’ll come out greasy and pale. And even if you get your oil temperature just right, what the heck are you going to do with all of that oil when you’re done cooking?

Since our wings are brined and fully cooked before frying, you’ll only use a small amount of hot oil to quickly crisp the wings. No stressing over cook times to insure proper doneness or trying to devise a way to keep them hot and crisp while you cook batch after batch for 12 minutes a piece. ¿Ver? We’ll get your chicken wings on the table so fast you won’t even miss your favorite commercial.

A algunos les gusta caliente
Once your chicken wings are golden brown and crispy (less than 5 minutes) they take a quick bath in a traditional buttery hot sauce. You can make you sauce as spicy as you like. Our recipe would pass for medium on most menus, but mix it up and give a taste for yourself. If you want wings with more kick, just keep adding hot sauce until your taste buds catch fire.

Jamie’s Ultimate Chicken Wings

Brine
4 cups water
1/4 taza de azucar
1/4 cup kosher salt
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce

4 dientes de ajo
4 branches fresh thyme or 1 teaspoon dry thyme
2 lbs chicken wings

Salsa
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce
2 ounces butter, cut in to smal pieces

Combine the water, sugar and salt in bowl and whisk until disolved. Add the hot sauce, garlic, thyme and chicken wings. Cover the bowl and place in the refrigerator overnight, up to 48 hours.

Transfer the chicken wings and brine to a medium sauce pot. If the wings are not completely covered, add water to the pot until they are. Place the pot on the stove over high heat and bring to a boil. When the pot reaches a boil, turn off the heat and allow the wings to cool in the liquid for 15 minutes. Remove the wings from the liquid and store in the refrigerator, covered, until ready to serve.

To serve, remove the chicken from the refrigerator and set aside at room temperature while you prepare the oil and sauce. Place a large saute pan on the stove and full with canola or vegetable oil to a depth of approximately 3/4 inch. Turn the heat to medium.

Pour the Tabasco Pepper Sauce into a small sauce pot and place over high heat. Add the butter and whisk until melted and fully incorporated. Transfer the mixture to a large mixing bowl or a second large saute pan and hold next to the stove.

Place the flour in a mixing bowl or baking pan and season well with salt and pepper. Roll the chicken wings in the flour to coat completely. To test the oil sprinkle a pinch of flour into the pan. If the oil sizzles immediately it is ready to fry. Remove the wings from the flour one-by-one and pat off any of the excess flour. Carefully place the chicken in the hot oil- the oil should only come half way up the side of the wing.

Let the wings cook until golden brown, 1-2 mintues, then turn with a pair of tongs and brown again on the second side. Transfer the browned wings to the bowl of hot sauce. Keep the pan of oil full of wings but try not to let the wings touch one another. Every time you remove one wing, replace it with another until the wings have been browned.

Toss all of the wings in the bowl coat with the sauce and serve immediately.

**Leave the oil to cool on top of the stove. When cooled, pour the oil into a bottle with a screw on lid and discard.


Easy Brine & Fried Chicken Wings

I’m not the type of person to deem any cooking project too big to try at home– just ask Brooke. But if you ask any of my good friends from college, they’ll happily tell you about Super Bowl 39, hosted in my apartment in Birmingham. Long story short- I made chicken wings. There was a fire. And we’re talking real flames shooting out of the bottom of an eléctrico oven. Allí mayo have been some quantity of bourbon involved in that evening as well.

Fast forward 15 years. My love for football, and for chicken wings, is as strong as ever. (The only person I know that loves chicken wings more than I do, is Brooke. Needless to say Brooke’s not big on oven fires…) But these days, Super Bowl Sunday means a quiet evening at home while August sleeps in the next room and we share a bottle of wine or I whip up bourbon cocktails. For that, take-out wings just won’t do. So over the past weeks I set out to devise a recipe for chicken wings that is not only fire-proof, but also simple enough that I could confidently hand the recipe off to my sister-in-law and know that she’ll be turning out wings as good as any sports bar in town. Sloane, see what you think…

Brine-g it On
Our wings start out with an overnight brine. By soaking the wings in a mixture of water, salt, sugar and hot sauce the pick up tons of flavor and stay super-juicy throughout the cooking process. Brining chicken is nothing new, but the real genius comes when the wings are cooked in the brine antes de frying. Simply soak the chicken wings for 24-48 hours then bring them to a boil on the stovetop. Best of all the wings and be cooked up to two days before frying- one less thing to worry about come party time.

No Fear in Frying
The hardest part of the chicken wing is getting it fried correctly- if your oil is too hot the wings will burn before they’re cooked through (there’s no greater party pooper than medium-rare chicken!) if the oil is not hot enough they’ll come out greasy and pale. And even if you get your oil temperature just right, what the heck are you going to do with all of that oil when you’re done cooking?

Since our wings are brined and fully cooked before frying, you’ll only use a small amount of hot oil to quickly crisp the wings. No stressing over cook times to insure proper doneness or trying to devise a way to keep them hot and crisp while you cook batch after batch for 12 minutes a piece. ¿Ver? We’ll get your chicken wings on the table so fast you won’t even miss your favorite commercial.

A algunos les gusta caliente
Once your chicken wings are golden brown and crispy (less than 5 minutes) they take a quick bath in a traditional buttery hot sauce. You can make you sauce as spicy as you like. Our recipe would pass for medium on most menus, but mix it up and give a taste for yourself. If you want wings with more kick, just keep adding hot sauce until your taste buds catch fire.

Jamie’s Ultimate Chicken Wings

Brine
4 cups water
1/4 taza de azucar
1/4 cup kosher salt
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce

4 dientes de ajo
4 branches fresh thyme or 1 teaspoon dry thyme
2 lbs chicken wings

Salsa
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce
2 ounces butter, cut in to smal pieces

Combine the water, sugar and salt in bowl and whisk until disolved. Add the hot sauce, garlic, thyme and chicken wings. Cover the bowl and place in the refrigerator overnight, up to 48 hours.

Transfer the chicken wings and brine to a medium sauce pot. If the wings are not completely covered, add water to the pot until they are. Place the pot on the stove over high heat and bring to a boil. When the pot reaches a boil, turn off the heat and allow the wings to cool in the liquid for 15 minutes. Remove the wings from the liquid and store in the refrigerator, covered, until ready to serve.

To serve, remove the chicken from the refrigerator and set aside at room temperature while you prepare the oil and sauce. Place a large saute pan on the stove and full with canola or vegetable oil to a depth of approximately 3/4 inch. Turn the heat to medium.

Pour the Tabasco Pepper Sauce into a small sauce pot and place over high heat. Add the butter and whisk until melted and fully incorporated. Transfer the mixture to a large mixing bowl or a second large saute pan and hold next to the stove.

Place the flour in a mixing bowl or baking pan and season well with salt and pepper. Roll the chicken wings in the flour to coat completely. To test the oil sprinkle a pinch of flour into the pan. If the oil sizzles immediately it is ready to fry. Remove the wings from the flour one-by-one and pat off any of the excess flour. Carefully place the chicken in the hot oil- the oil should only come half way up the side of the wing.

Let the wings cook until golden brown, 1-2 mintues, then turn with a pair of tongs and brown again on the second side. Transfer the browned wings to the bowl of hot sauce. Keep the pan of oil full of wings but try not to let the wings touch one another. Every time you remove one wing, replace it with another until the wings have been browned.

Toss all of the wings in the bowl coat with the sauce and serve immediately.

**Leave the oil to cool on top of the stove. When cooled, pour the oil into a bottle with a screw on lid and discard.


Easy Brine & Fried Chicken Wings

I’m not the type of person to deem any cooking project too big to try at home– just ask Brooke. But if you ask any of my good friends from college, they’ll happily tell you about Super Bowl 39, hosted in my apartment in Birmingham. Long story short- I made chicken wings. There was a fire. And we’re talking real flames shooting out of the bottom of an eléctrico oven. Allí mayo have been some quantity of bourbon involved in that evening as well.

Fast forward 15 years. My love for football, and for chicken wings, is as strong as ever. (The only person I know that loves chicken wings more than I do, is Brooke. Needless to say Brooke’s not big on oven fires…) But these days, Super Bowl Sunday means a quiet evening at home while August sleeps in the next room and we share a bottle of wine or I whip up bourbon cocktails. For that, take-out wings just won’t do. So over the past weeks I set out to devise a recipe for chicken wings that is not only fire-proof, but also simple enough that I could confidently hand the recipe off to my sister-in-law and know that she’ll be turning out wings as good as any sports bar in town. Sloane, see what you think…

Brine-g it On
Our wings start out with an overnight brine. By soaking the wings in a mixture of water, salt, sugar and hot sauce the pick up tons of flavor and stay super-juicy throughout the cooking process. Brining chicken is nothing new, but the real genius comes when the wings are cooked in the brine antes de frying. Simply soak the chicken wings for 24-48 hours then bring them to a boil on the stovetop. Best of all the wings and be cooked up to two days before frying- one less thing to worry about come party time.

No Fear in Frying
The hardest part of the chicken wing is getting it fried correctly- if your oil is too hot the wings will burn before they’re cooked through (there’s no greater party pooper than medium-rare chicken!) if the oil is not hot enough they’ll come out greasy and pale. And even if you get your oil temperature just right, what the heck are you going to do with all of that oil when you’re done cooking?

Since our wings are brined and fully cooked before frying, you’ll only use a small amount of hot oil to quickly crisp the wings. No stressing over cook times to insure proper doneness or trying to devise a way to keep them hot and crisp while you cook batch after batch for 12 minutes a piece. ¿Ver? We’ll get your chicken wings on the table so fast you won’t even miss your favorite commercial.

A algunos les gusta caliente
Once your chicken wings are golden brown and crispy (less than 5 minutes) they take a quick bath in a traditional buttery hot sauce. You can make you sauce as spicy as you like. Our recipe would pass for medium on most menus, but mix it up and give a taste for yourself. If you want wings with more kick, just keep adding hot sauce until your taste buds catch fire.

Jamie’s Ultimate Chicken Wings

Brine
4 cups water
1/4 taza de azucar
1/4 cup kosher salt
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce

4 dientes de ajo
4 branches fresh thyme or 1 teaspoon dry thyme
2 lbs chicken wings

Salsa
1/4 cup Frank’s Red Hot or Tabasco Pepper Sauce
2 ounces butter, cut in to smal pieces

Combine the water, sugar and salt in bowl and whisk until disolved. Add the hot sauce, garlic, thyme and chicken wings. Cover the bowl and place in the refrigerator overnight, up to 48 hours.

Transfer the chicken wings and brine to a medium sauce pot. If the wings are not completely covered, add water to the pot until they are. Place the pot on the stove over high heat and bring to a boil. When the pot reaches a boil, turn off the heat and allow the wings to cool in the liquid for 15 minutes. Remove the wings from the liquid and store in the refrigerator, covered, until ready to serve.

To serve, remove the chicken from the refrigerator and set aside at room temperature while you prepare the oil and sauce. Place a large saute pan on the stove and full with canola or vegetable oil to a depth of approximately 3/4 inch. Turn the heat to medium.

Pour the Tabasco Pepper Sauce into a small sauce pot and place over high heat. Add the butter and whisk until melted and fully incorporated. Transfer the mixture to a large mixing bowl or a second large saute pan and hold next to the stove.

Place the flour in a mixing bowl or baking pan and season well with salt and pepper. Roll the chicken wings in the flour to coat completely. To test the oil sprinkle a pinch of flour into the pan. If the oil sizzles immediately it is ready to fry. Remove the wings from the flour one-by-one and pat off any of the excess flour. Carefully place the chicken in the hot oil- the oil should only come half way up the side of the wing.

Let the wings cook until golden brown, 1-2 mintues, then turn with a pair of tongs and brown again on the second side. Transfer the browned wings to the bowl of hot sauce. Keep the pan of oil full of wings but try not to let the wings touch one another. Every time you remove one wing, replace it with another until the wings have been browned.

Toss all of the wings in the bowl coat with the sauce and serve immediately.

**Leave the oil to cool on top of the stove. When cooled, pour the oil into a bottle with a screw on lid and discard.


Ver el vídeo: Top 10 Most Insane Waterslides